El Complejo Ambiental habilita una zona industrial para nuevas empresas

El objetivo del área de Medio Ambiente y Sostenibilidad es impulsar la creación de empleo vinculado a un modelo de desarrollo más sostenible. El Cabildo de Tenerife, a través del área de Medio Ambiente y Sostenibilidad, ha habilitado una zona industrial para la implantación de nuevas empresas dedicadas a la recogida, gestión, reutilización y tratamiento de residuos en la reserva estratégica del Complejo Ambiental de Tenerife, en el municipio de Arico. Así se recoge en el Plan Territorial Parcial de Ordenación del Complejo y del Ámbito Extractivo de Guama-El Grillo, que entró en vigor el 31 de enero de 2018 tras su aprobación definitiva por parte del Gobierno de Canarias.

El vicepresidente y consejero de Medio Ambiente y Sostenibilidad, José Antonio Valbuena, ha explicado que con esta medida "se quiere impulsar la creación de nuevos puestos de empleo vinculados a un modelo de desarrollo más sostenible en el que la economía circular y la valorización de residuos juegue un papel importante".

Esta nueva zona industrial, apoyada en la vía de acceso a la zona de El Río, cuenta con las condiciones adecuadas para el desarrollo de actividades medioambientales. Además, las empresas que decidan apostar por este emplazamiento se beneficiarán de la futura conexión viaria a la Plataforma Logística del Sur. Las empresas que se podrán implantar en este sector del Complejo Ambiental de Tenerife serán aquellas cuyos usos estén contemplados en la Ley 22/2011, es decir, el tratamiento, valoración y reutilización de residuos o la reutilización, reciclado y eliminación de aceites usados. Plan Territorial Parcial de Ordenación también recoge las actividades que ya se venían realizando en el Complejo Ambiental de Tenerife y la regulación de sus futuras acciones. Los objetivos para estas instalaciones serán racionalizar la recogida, manipulación y tratamiento de residuos, vincular políticas de gestión de residuos con otros sectores de la actividad económica y aprovechar las dinámicas de reciclaje para generar procesos productivos con viabilidad económica y permanencia temporal para el desarrollo de la comarca sureste de la Isla.

Fuente: La Opinión de Tenerife, 22 de febrero de 2018.