El Campus de Guajara acoge la Escuela de Invierno del IAC sobre Big Data

La XXX Escuela de Invierno del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) es un encuentro anual para jóvenes investigadores que tendrá lugar del 5 al 10 de noviembre en el Salón de Actos del aulario General del Campus de Guajara de la Universidad de La Laguna. Abordará uno de los principales retos a los que se enfrentará la próxima generación de astrónomos: el manejo de las cantidades masivas de datos, también conocidos como Big Data. La ingente cantidad de información que recogen los telescopios es cada vez más grande y compleja. El análisis de estos datos usando herramientas tradicionales sería imposible, por lo que es necesario emplear otras nuevas, muchas de las cuales no existen todavía.

Ana Monreal, investigadora del IAC y organizadora del encuentro formativo de este año, asegura que estamos viviendo un cambio de paradigma en lo referente al análisis de datos astronómicos. “La próxima generación de investigadores es muy consciente de ello”, comenta. Y añade: “El éxito de la presente convocatoria de la Escuela, con más de 250 solicitudes y participantes de todo el mundo, es un claro reflejo de dicha toma de conciencia”.

Esta edición contará con cinco profesores: Dalya Baron, investigadora de la Universidad de Tel-Aviv (Israel); Marc Huertas, investigador del IAC; Mario Juric, catedrático de la Universidad de Washington (EEUU); Michael Biehl, catedrático del Instituto Johann Bernoulli de Matemáticas y Ciencias de la Computación de la Universidad de Groningen (Países Bajos) y S. George Djorgovski, catedrático del Instituto de Tecnología de California, Caltech (EEUU).

George Djorgovski brindará una visión general sobre el uso de las técnicas de procesamiento de datos astronómicos: “La cantidad de información en Astronomía crece exponencialmente —destaca—, duplicándose cada año y medio”. Sin embargo, este investigador de Caltech insiste en que el factor que se debe tener en cuenta no es tanto el tamaño, sino la complejidad de los datos y el contenido de la información. “Ahí es donde se encuentran la mayoría de los desafíos técnicos y las oportunidades científicas”.

Mario Juric expondrá la evolución del Big Data durante la próxima década. “Los datos llegarán a ser demasiado voluminosos para que los humanos los examinen por su cuenta, utilizando los medios tradicionales”. Por ello, tiene claro que “la programación y el conocimiento profundo de las estadísticas serán cada vez más importantes”.

Dalya Baron afirma que los programas de análisis de grandes bases de datos serán una herramienta tan esencial como los telescopios para los astrónomos. “Las muestras así tratadas producirán volúmenes de datos incluso más grandes que los que tenemos hoy —manifiesta—. De esta forma, nos permitirán profundizar en el ruido y descubrir tendencias ocultas durante mucho tiempo en nuestros conjuntos de datos”.

Inteligencia artificial

La búsqueda de patrones en los datos será una labor cada vez más frecuente para los astrofísicos. Marc Huertas explica que, constantemente, intentan encontrar trazas de procesos físicos en los datos que recogen de los diferentes telescopios. “A medida que los datos se hacen más complejos, el proceso de búsqueda de patrones se vuelve más complejo igualmente”, describe. Así, apunta a las técnicas modernas de Inteligencia Artificial como solución. “Están estrechamente vinculadas al concepto de Big Data, ya que necesitan grandes volúmenes de datos y al mismo tiempo pueden procesarlos en múltiples dimensiones”.

Los asistentes a este encuentro formativo profundizarán a lo largo de la semana en estadística avanzada, técnicas de aprendizaje automático y los programas utilizados para hacer “minería” de datos. Además, visitarán las instalaciones del Observatorio del Teide (Izaña, Tenerife) y del Observatorio del Roque de los Muchachos (Garafía, La Palma).

Fuente: Universidad de La Laguna.