El Consejo de Gobierno de La ULL aprueba el plan propio de investigación para 2014

El Consejo de Gobierno de la Universidad de La Laguna ha dado su visto bueno al Plan Propio de Investigación para 2014, una herramienta fundamental para apoyar la actividad investigadora en el centro académico.

“Esta iniciativa supone un esfuerzo institucional muy importante en un entorno económico desfavorable y una situación incierta”, declaró la vicerrectora de Investigación y Transferencia del Conocimiento, Catalina Ruiz. El documento consta de tres grandes líneas estratégicas, que se desarrollan en diversas acciones: Ayudas a la Investigación, con cinco acciones para su aplicación; Divulgación y Difusión de la Investigación, con dos acciones; y Apoyo a Acciones Estratégicas de Investigación, con cinco acciones también para su desarrollo.

El carácter del plan es complementario, ya que como norma general los solicitantes de ayudas deberán acudir a las convocatorias externas de la misma naturaleza si las hubiera. “Desde el punto de vista económico es lo lógico, pero lo fundamental es el valor que tiene esta medida al reconocer que el terreno de juego, el escenario donde se desarrolla la actividad investigadora no es doméstico, sino que trasciende a la institución”, se afirma en el citado documento.

El Plan Propio de Investigación queda desagregado de la siguiente manera: Ayudas a la Investigación se divide a su vez en ayudas para estancias en otros centros asociadas al desarrollo de tesis doctorales, ayudas a la celebración de cursos y seminarios de especialización, ayudas a las estancias de profesores e investigadores invitados, ayuda a la asistencia a congresos, reuniones científicas y cursos de especialización (bolsas de viaje) y ayudas para presentar proyectos de investigación internacionales y para la formación de consorcios estratégicos en convocatorias públicas de I+D+i.

Por su parte, la línea de Divulgación y Difusión de la Investigación se compone de ayudas para la organización de congresos y reuniones científicas y ayudas para la publicación de artículos científicos. Por último, en Apoyo a Acciones Estratégicas de Investigación se cuenta con ayudas a grupos de investigación consolidados, ayudas a proyectos puente al Plan Nacional de I+D+i y ayudas al fomento de nuevos proyectos de investigación (iniciación a la actividad investigadora hasta los 40 años de edad, reincorporación a la actividad investigadora y potenciación de la actividad investigadora en Ciencias Sociales y Jurídicas y Humanidades).

Las bases de la convocatoria indican que los solicitantes deberán tener vinculación con la ULL en el momento de la solicitud y mantenerla durante el período de disfrute de la ayuda concedida. Asimismo no podrán tener pendientes de justificación ayudas concedidas en convocatorias anteriores.

Cátedra sobre Reducción de Desastres

Otro asunto aprobado en la sesión de Consejo de Gobierno fue la creación de la Cátedra Cultural, Científica y Tecnológica de Reducción de Desastres: Ciudades Resilientes,  dirigida por el grupo de Investigación de la Universidad de La Laguna Georiesgos (Grupo de Estudios en Ordenación Territorial y Riesgos), dirigido por Pedro Dorta Antequera.

La vicerrectora de Relaciones Universidad y Sociedad, Nélida Rancel, declaró que la trayectoria de los investigadores que colaboran en el grupo demuestra una amplia experiencia en el campo de los riesgos, tanto en el análisis como en la gestión.

De hecho, son numerosos los proyectos, tanto nacionales como internacionales,  en los que han colaborado, entre los que destaca Inseguridad Colectiva y Autoprotección, sufragado con fondos de la Unión Europea, que permitió a los miembros de Georiesgos conocer realidades en este ámbito en varios municipios de América Latina y Europa. El último de los proyectos, aún en marcha, tiene como fin el asesoramiento para la elaboración del Plan de Emergencias Municipal de Santa Cruz de Tenerife.

Entre los objetivos de la cátedra cultural creada en la ULL figuran la promoción de la campaña de las ciudades resilientes a todo el archipiélago canario y desde éste al resto del país y regiones ultraperifericas de la Unión Europea, al tiempo que extender la participación ciudadana en la reducción de riesgos de desastre con especial incidencia en la escala local.

Favorecer la formación de técnicos, especialistas y gestores en la reducción del riesgo de desastre es otro de los propósitos, junto con la mentalización acerca de la reducción de los riesgos de desastre y la resiliencia, como nuevo enfoque que mejora el de la gestión de la emergencia, tanto en el ámbito político como social.

FUENTE: La Voz de Tenerife, 30 de enero de 2014