Los Fab Labs: laboratorios que llevan del bit al átomo y del átomo al bit

Lo llaman la Tercera Revolución Industrial. El momento en que la tecnología ha avanzado tanto que permite nuevas formas de producción. Una paradoja curiosa que ha dado lugar a una nueva cultura que retorna a lo manuel bajo el nombre de Makers.

El mayor foro de la innovación de Canarias, Fi2, se celebrará el próximo 8 de mayo en Tenerife Espacio de las Artes (TEA) y no puede vivir alejado de esta revolución que tiene a la tecnología como elemento democratizador e impulsor de nuevos emprendedores. El foro, organizado por el área de Innovación del Cabildo de Tenerife y por el Parque Científico y Tecnológico de Tenerife (PCTT) será un punto de encuentro entre todos los elementos que participan en la innovación: centros investigadores, administraciones públicas, entidades privadas, innovadores, emprendedores y universidades. Creatividad a borbotones y ganas de cultivar semillas para que crezca la cultura del conocimiento en las islas de una vez.

Elena García es arquitecta, cofundadora de Fab Lab Tenerife, y coordinadora del bloque de conferencias dedicado a la Tercera Revolución Industrial y el mundo Maker en Fi2. Nos ayuda a comprender un poco mejor un nuevo concepto que nos encontraremos mucho próximamente: la fabricación digital y la producción distribuida.

“Con internet y todas las plataformas y repositorios digitales online, el tránsito de objetos y mercancías ha cambiando radicalmente. Ello ha supuesto un cambio sin precedentes en relación a los procesos de productivos y de diseño de cualquier producto, hacia lo que se denomina producción distribuída, mucho más sostenible y personalizada. Sin lugar a dudas, los procesos de fabricación digital y las nuevas tecnologías han tenido mucho que ver para entender este cambio de paradigma”, explica Elena García.

“La unidad mínima de la información es el bit y todo lo físico su unidad mínima es el átomo. Por ello decimos que se pasa de bit a átomo y de átomo a bit”, añade la arquitecta.

“El actual momento de transición en el estamos inmersos derivado de la economía mundial, trae también aparejado cambios radicales, no solo en los procesos productivos, sino también en la reorganización de la sociedad hacia modelos más abiertos y colaborativos; dando lugar a nuevas comunidades, como los Fab Labs, desde donde impulsamos nuevos formatos educativos, para aprender, compartir e innovar a través de la tecnología”, recuerda la responsable de Fab Lab Tenerife. Esto se suma también a una vuelta al hazlo tu mismo que se ha dado a conocer como DIY (que son las siglas de Do It Yourself) y a una vuelta de tuerca en el consumo donde los consumidores son ahora prosumidores, personas activas que quieren intervenir en el proceso.

¿Idealistas? ¿Visionarios? ¿Minorías? Se puede catalogar como se quiera pero la realidad es que ya están dando sus frutos en el mundo y puede suponer una, al menos, interesante tendencia a seguir.

“Los makers son personas inquietas, apasionadas por la tecnología, educadores, artesanos, diseñadores, estudiantes, defensores de la filosofía del código abierto y la fabricación personal; en definitiva, todos aquellos con ganas de inventar, aprender y crear cosas nuevas. “, define Elena García.

Fab Lab desde 2004

El concepto Fab Lab (Laboratorios de Fabricación) surge en el 2004 en el MIT (Massachusetts Institute of Technology), gracias a Neil Gershenfeld, director del Centro para Bits y Átomos (CBA), a partir de su famoso programa académico interdisciplinar: How to Make (almost) Anything que se traduciría en Cómo hacer (casi) cualquier cosa). El primer Fab Lab (laboratorio de fabricación digital) en el CBA se inició como un estudio sobre las capacidades computacionales que son inherentes a los sistemas físicos, o dicho de otra manera, pasar de bits a átomos y de átomos a bits.

Se realizó una fuerte inversión de equipamiento tecnológico con el que quería demostrar que cualquiera, con una formación técnica y computacional dirigida es capaz de fabricar casi cualquier cosa. Se trató de un proyecto muy ambicioso en el que se puso a disposición de estudiantes herramientas de fabricación digital para poder crear cualquier elemento físico que se les ocurra.

El concepto Fab Lab rápidamente se hizo popular entre los usuarios de fuera del ámbito de la investigación, y una red internacional de Fab Labs similares nació y se mantiene activa en las áreas de investigación, educación y la aplicación de la fabricación digital personal. Estas entidades cooperan con las comunidades locales, universidades y gobiernos.

Esta idea triunfó y el MIT es quien acredita que un Fab Lab responde a este concepto, como parte de la red mundial de los más 200 Fab Labs actualmente en el mundo. ¿Y cuál es?

Elena García nos lo aclara: “Los Fab Labs son una red global de laboratorios locales que hacen posible la creatividad, a través de herramientas de fabricación digital. Los Fab Labs, son entidades sin ánimo de lucro que cuenta ncon una serie de recursos y equipamiento, común a todos los Fab Labs para crear o diseñar (casi) cualquier cosa, lo que permite que puedan ser compartidos por personas y proyectos. Son espacios dotados de equipamiento como máquinas de corte láser, fresadoras, impresoras 3D, etc. que se ponen a disposición del público para que puedan convertir en realidad sus ideas”. Además, es un punto donde se da formación y se comparte el conocimiento.

Fab Lab Tenerife forma parte de esta red global de laboratorios locales acreditados por el MIT, que favorecen la creatividad proporcionando a toda la comunidad, desde niños, estudiantes, profesionales hasta organizaciones, el acceso a herramientas de fabricación personal para convertir sus ideas en realidad, y acelerar la revolución de la fabricación digital.

Los usuarios de lo Fab Lab Tenerife son toda la comunidad local, desde emprendedores que necesitan fabricar sus primeros prototipos, estudiantes que requieren de un taller para materializar sus conocimientos, profesionales, empresas, creativos, inventores…

En Canarias, el movimiento maker está creciendo y Elena García y el equipo de Fab Lab Tenerife llevan tiempo trabajando para hacer realidad el primer Fab Lab en Canarias como plataforma sin ánimo de lucro que impulse el talento local vinculado a la fabricación digital y las nuevas tecnologías en Tenerife. Para ello están abiertos a establecer sinergias y colaboraciones con empresas, instituciones, organismos públicos y privados interesados en colaborar con este interesante proyecto.

Casi cualquier cosa puede hacerse en un Fab Lab: se han construido desde dispositivos electrónicos, prototipos de diseño, mobiliario, diseños de moda, skates, hasta casas ecológicas… Además, la red global de Fab Labs promueven el acceso abierto potenciando la colaboración y el intercambio de conocimiento al servicio de la comunidad local.

Donde las ideas ExPLOPtan

El Cabildo de Tenerife, a través de su programa TF Innova y del Parque Científico y Tecnológico de Tenerife, invita a todos los emprendedores, creativos, desarrolladores, estudiantes y empresas que se acerquen al mayor encuentro de innovación de Canarias el próximo 8 de marzo en TEA (Tenerife Espacio de las Artes). Allí se podrá conocer de primera mano resultados de las políticas de acompañamiento al emprendedor y de innovación del área insular de Economía, Competitividad e Innovación en aras de promover al Economía basada en el conocimiento en la Isla.

El consejero del área, Antonio García Marichal, explica el lema de la jornada ‘Donde las ideas exPLOPtan’ y la imagen corporativa de la misma. “La innovación puede escenificarse perfectamente con la idea que nuestro equipo de diseñadores ha preparado para Fi2: un millo que, tras someterse a una temperatura adecuada en un tiempo determinado, se termina convirtiendo en una cotufa”, afirma.

Esta imagen corporativa ha sido desarrollada por Samuel Cabrera, Codirector del Tenerife Design Festival ( TDF), uno de los mayores encuentros profesional de diseñadores que se celebra en España.

FUENTE: Diario de Avisos, 26 de abril de 2014